EMOCIÓN VISERAL CON ACID COCO

Amalgamando la cumbia, el punk, la champeta y el reggaeton, Acid Coco graba electro beats en sesiones de estudio como una suerte de terapia, así, nos presentan un trabajo de emoción visceral que atraviesa los más variados paisajes musicales. Amor, Colombia, recuerdos de vidas pasadas han sido algunas de las fuentes de inspiración en el proceso de composición y creación de este álbum.

La vida de este dúo ha sido de naturaleza zigzagueante, entre Colombia y Europa, primero por elección de sus padres y seguidamente por la suya propia, sus hogares se establecieron en Berlín y Ginebra. Sin embargo, la música nunca siempre los acompañó, convirtiéndose en la manera que tenían de volver a casa. Ahora, por primera vez, han decidido hacer valer esa conexión juntos, creando canciones que nacen de un bagaje musical que comparten. Con Andrea en las voces y Paulo en la producción e interpretación de todos los instrumentos que escuchamos en este álbum, consiguen tejer un trabajo musical con el que no se habían encontrado nunca antes. “Creo que surge de la necesidad de acercarnos a un lenguaje que ambos dominamos. Es una forma de expresar nuestros sentimientos y experiencias”, cuenta Paulo.

En Mucho Gusto, Acid Coco nos presenta un álbum real, cercano a quienes hayan seguido de cerca la música diaspórica que están haciendo los colombianos en todo el mundo: Bomba Estéreo, Systema Solar, Combo Chimbita, La Rueda, la lista continúa. Al igual que Acid Coco, estos artistas combinan ritmos y folklore colombianos con ideas extraídas de la música dance global y la vanguardia occidental. Es música con un corazón y un alma colombianos imposibles de evadir: “Incluso si no quisiéramos sonar colombianos, siempre sonaríamos colombianos”, concluye Paulo.

En “Yo bailo sola” y “El lamento” es innegable que la cumbia es la voz que prevalece. El ritmo afro-colombiano de fiesta colombiana que infunde la champeta toma el relevo en “Caminando vas” y “La chancla”, donde rescatan un Casio SK-5 para conseguir el sonido tan característico que se oía en los picó de la costa colombiana.

Del mismo modo, “El amor de mis amores” presenta la champeta con un sabor que los fans de Bomba Estéreo y Mitú sin duda disfrutarán. Sus letras nos muestran al dúo en su forma más alegre” cuando hablan de “El amor de todos los amores”, ese que se olvida instantáneamente cuando termina el romance. “Es la forma colombiana de hablar sobre la forma tragicómica en que vivimos nuestras vidas”, comenta Paulo. “Estamos acostumbrados a burlarnos de todo, es nuestra forma de hacer frente y sobrevivir a todas nuestras tragedias”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s